Turismo Minero-Industrial

Desde su apertura al público a eso del mes de abril del año 1992, el Museo Minero de Riotinto se convirtió en el referente de la recuperación del patrimonio en la Cuenca Minera. Con el transcurso del tiempo este lugar emblemático se ha convertido en el centro de interpretación por excelencia de la Comarca de Riotinto.

La necesidad de poner en valor y dar a conocer todo nuestro patrimonio pasó por crear el Departamento Turístico de Fundación Río Tinto, el Parque Minero de Río Tinto.

Un “Parque” en el que además de ocio nos adentramos a conocer la Cultura Minera, y una historia que ha coincidido siempre con la de la humanidad, unas labores que han moldeado el carácter de su gente, su territorio, su paisaje y que hace que el visitante se sienta identificado con esta forma de vida, la Minería.

El viajero que llega a la Comarca Minera, bien por casualidad o bien por referencia de cualquier índole, queda sorprendido en primera instancia por su paisaje hecho a mano, que ha dejado al desnudo las maravillas que albergaba su subsuelo. Colores sorprendentes, formas sugerentes, que le hacen sospechar de una actividad milenaria.

El Museo Minero

El Museo Minero de Riotinto es el Centro de Interpretación del Parque Minero y a la vez centro de operaciones de toda la actividad turística. Desde donde podrá conocer los diferentes puntos de interés de la Comarca Minera, ayudándole a comprender su larga historia. Tanta historia, tanta memoria se ha guardado en un lugar que le permita perpetuarse en el tiempo.

La minería y la metalurgia desde sus orígenes hasta nuestros días, todo cuanto sucedió en este lugar se guarda con mimo y rigor en este espacio. Su visita ayuda a entender la historia y la cultura de la minería en Riotinto. La Prehistoria, la época Romana y el periodo de colonización británica son quizás los periodos de más relevancia en el transcurrir histórico de estas minas.

Acaso lo más sorprendente por único y singular, además de una espléndida colección de restos arqueológicos de las diferentes épocas, sea visitar la reproducción de la mina romana, un espacio que nos hará sentir sensaciones inolvidables. Su recorrido de 200 metros nos muestra las técnicas empleadas durante el periodo Romano hace ya más de 2000 años, técnicas que pueden considerarse como las primeras en el «ámbito industrial» de estas minas. Otra pieza a destacar de este Museo es el vagón del Maharajá cuya historia nos remonta a la época victoriana, o también conocer la sección etnográfica o casa museo situada en el barrio inglés de Bella Vista, la casa no 21, restaurada y vestida de la época, en la que nos trasladaremos a la Inglaterra de finales del XIX.

Además de toda la historia y la cultura que encierra este edificio, desde él, es posible también conocer una verdadera mina.

museo-minero
Peña de Hierro

Su historia se remonta a la época Romana, pero su mayor productividad se encuadra desde mediados del siglo XIX a tercer cuarto del siglo XX. En la época contemporánea las concesiones mineras fueron varias, desde la de Agapito Artaloitia (1853-1883), pasando por la de “The Peninsular Copper Company” (1883-1900), “The Peña Copper Mine Limited” (1901-1955), “Compañía Nacional de Piritas S.A.”(1955-1960) y finalmente pasó a manos de “Riotinto Patiño” para cerrar definitivamente en 1972.

La visita a esta antigua mina, ya explotada en época romana y en la que en época contemporánea se compartieron diferentes técnicas de minería como la subterránea o la de a cielo abierto, nos acerca a uno de los parajes más bellos y excepcionales de la Comarca Minera, el nacimiento y el tramo alto del río Tinto, declarado Paisaje Protegido por la Junta de Andalucía.

Adentrarse en una galería minera, ver la mina a cielo abierto descubriendo la riqueza en minerales de estas tierras, nos traslada a la forma de trabajar y a la vida de estos hombres que lo dieron todo por exprimir los recursos que la naturaleza les había brindado.

Otra opción de visita organizada, es la de subir a un verdadero tren minero de la época británica.

Ferrocarril Turístico

La llegada del consorcio británico “Riotinto Company Limited” el 14 de febrero de 1873 para una explotación masiva de los recursos mineros de la comarca, introduce un fenómeno tecnológico acorde con las pretensiones de rentabilidad y eficacia de la nueva explotación, el Ferrocarril. Este fue un gran símbolo de la llegada a Riotinto de la revolución industrial y supuso la insignia de la compañía para el desarrollo tanto económico como social de la comarca. Su objetivo principal la conexión de la mina con el puerto de Huelva.

Poner en marcha las que llegaron a ser las minas de cobre más importantes del mundo, requería la creación de una serie de servicios, quizás el más importante el ferrocarril. Una línea comercial que permitía la conexión entre la mina y su embarcadero en el puerto de Huelva, los ramales que conectaban los diferentes pueblos mineros para el transporte de pasajeros y también una línea interna en la propia mina para el transporte y conexión de los diferentes departamentos de la compañía, todo esto configuraba los casi 400 Km. de trazado ferroviario de lo que supuso el más importante ferrocarril minero de su época.

Disfrute de un increíble viaje en antiguos vagones y locomotoras restauradas sobre ésta antigua línea comercial, paisajes mineros, parajes naturales siempre acompañando el curso del río Tinto, un río que da nombre a este singular territorio.

loco-no-14-a-la-altura-de-naya-riotinto-2009-foto-add

Conoce
El Parque Minero

En el Parque Minero de Riotinto puedes realizar un viaje en ferrocarril diferente, adentrarte en una mina , visitar una auténtica casa victoriana y conocer la historia de una comarca completamente transformada por la actividad minera desde un museo. Todo, al alcance de la mano en el Parque Minero de Riotinto.

error: Contenido protegido